domingo, 31 de enero de 2016

Pollo al curry con arroz frito

Las proporciones de esta receta son para 4 personas.    

Ingredientes:             

1 pollo de 1 1/2 kg. aprox.
300 gr. de arroz largo
4 huevos, (opcionales)
1 cebolla grande
1 calabacín pequeño
3 dientes de ajo grandes
perejìl fresco o cilantro
1 cucharada de tomate frito
1 cucharadìta de pimentón
pimienta negra
curry
aceite de oliva virgen extra suave
sal
agua mineral

Preparación:

Hervir los huevos hasta que queden duros, (10 minutos) y reservar.
Poner una olla con agua y sal, y cuando hierva poner el arroz y dejarlo cocinar hasta que esté  en su punto, (mejor al dente).
Una vez cocinado el arroz, escurrirlo y aclararlo con agua fría del grifo y dejarlo en la escurridera, el mayor tiempo posible para que suelte toda el agua.
En una sartén, poner 3 cucharadas de aceite y añadir la cebolla y el calabacìn cortados muy pequeños, salar y dejar que se poche con el fuego bajo unos 10 minutos. Cuando haya transcurrido este tiempo, añadir dos ajos cortados a dadìtos pequeños y el perejil también cortado pequeño.dejarlo 1 minuto a fuego bajo.
Cuando tengamos el sofrito medio hecho, añadir el pollo salado y dejarlo cocinar a fuego medio tapado, para que se cocine también por dentro y suelte todo su jugo.
Cuando el pollo este practicamente cocinado, añadir, una pizca de pimienta,(muy poca), el pimentón, la salsa de tomate y la cantidad de curry que queramos. Mezclarlo todo con cuidado para que no se deshaga el pollo y dejar que haga chup-chup, unos 2-3 minutos a fuego bajo y tapado. Dejar reposar unos 10-15 minutos con el fuego apagado y siempre con la tapa puesta.
Mientras el pollo reposa, trincharemos bastante pequeño un diente de ajo y cuatro ramìtas de perejil y lo freiremos a fuego bajo, con tres cucharadas de aceite. Cuando el ajo esté un poco dorado, (no mucho), se añade el arroz, y se remueve para que coja todo el sabor del ajo, el perejil y el aceite. Lo iremos removiendo con cuidado, para que todo el arroz se impregne de los sabores y se caliente por igual.
Cuando el arroz ya esté listo, poner en el plato o en una fuente, el pollo con salsa por encima, el arroz y por encima de este, un poco de la salsa del pollo, para que le de un poco de sabor y color.
El huevo duro, lo pelaremos y lo abriremos por la mitad para adornar el plato
Servir inmediatamente.

Vino recomendado:

Un blanco tipo, Mía de Freixenet 2014 de Cataluña, o un Protocolo blanco 2014 de Castilla.
Servir entre 6-8 grados.
Este plato como es muy aromático y el curry tiene un sabor y olor muy intensos, mejor un vino suave que limpie el paladar y lo deje preparado y sin sabores residuales para degustar este sencillo, pero exquisito plato.

Consejos y comentarios:


Esta receta es buena, bonita y barata. Se cocina muy fácilmente y el resultado es un plato buenísimo, muy asequible, bonito a la vista, que se cocina muy deprisa y sin ninguna complicación.
El pollo se puede sustituir por cualquier carne blanca, como cerdo, pavo, etc.
El pollo tiene que freírse con el sofrito, pero mejor si no queda dorado.
El arroz mejor del largo, pero le podemos poner el que queramos si así lo deseamos. Hay quien le pone arroz basmati, pero a mi particularmente en este caso, no me parece apropiado, pues es un arroz muy perfumado y le resta protagonismo al aroma del curry. El arroz integral para este plato, no me acaba de agradar. El arroz largo, la ventaja que tiene es que absorbe poco el agua y cuando lo escurrimos, queda bastante seco y a la hora de freìrlo no suelta agua y queda muy bien, pues no parece recocido.
El curry es muy fácil de encontrar en supermercados y grandes superficies.No es necesario comprar en grandes cantidades, pues con poco, se pueden aderezar muchos platos. El tamaño ideal del bote para mi, es el típico botecìto de cristal igual que el de la pimienta, pimentón, canela, etc.
La cantidad de curry, debe ser la que nosotros queramos, dependiendo de lo intenso que nos guste el sabor.
La receta original, lleva cilantro, pero como no es tan fácil de conseguir como el perejil fresco, yo aconsejo utilizar perejil y olvidarnos de buscar el cilantro. El perejil es preferible que sea fresco, pues le aporta un aroma muy bueno. Pero en caso de no tener, podemos utilizar perejil seco, aunque el resultado no será tan aromático.
Aconsejo poner muy poca pimienta negra y el pimentón mejor dulce, este plato no es picante, pues de lo que se trata es de que sepa a curry, no obstante si queréis hacerlo picante, vosotros mismos.
Aunque siempre cocino con aceite de oliva virgen extra de sabor potente, en este caso, aconsejo un aceite de oliva suave de olivas arbequinas, que es sabroso, pero suave y por la misma razón, para no tapar el sabor del curry.
Hay recetas que llevan pimiento rojo, pero yo no le pongo, porque considero que el pimiento tapa el sabor del curry y se trata de que este, sea el protagonista absoluto, por eso se pone poca cantidad hortalizas en el sofrito y con productos que no sean demasiado aromáticos y si lo son, en poca cantidad, porque hay que conseguir un equilibrio de sabores.
Hay quien anega el pollo con salsa o la hace muy espesa, creo que no es necesario ninguna de las dos cosas. La salsa ya es lo suficientemente sabrosa, como para no necesitar ahogar el pollo, y la textura de la salsa tal y como queda, no necesita espesante alguno.
Se puede hacer con un pollo entero o con pechugas, pero resulta más sabroso con el pollo entero, aunque es cuestión de gustos.
La receta lleva una cantidad de carne apreciable, en cambio, el resto de ingredientes es más bien tirando a escaso y todo y así el resultado final, es un plato lleno de sabor y muy, muy bueno.
El huevo, tiene un papel ornamental, o sea que si queremos prescindir de el, no hay ningún problema.


                                                                            


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario