domingo, 19 de julio de 2015

Sardinas marinadas.

Las proporciones de esta receta son para 4 personas.

Ingredientes:    

1 kg. de sardinas.
4 dientes de ajo.
6 ramas de perejil.
orégano.
eneldo.
1 naranja, (optativo).
1 guindilla, (optativo).
pimienta negra.
pimentón dulce.
aceite de oliva virgen extra.
vinagre de vino blanco.
sal.

Preparación:

Pedir en la pescadería que nos limpien las sardinas, una vez limpias, lavarlas bajo el agua del grifo hasta que estén bien limpias.
Si las tenemos que limpiar nosotros,lavarlas bien para quitarles las escamas, quitar las cabezas y las colas con unas tijeras, retirar las tripas, sacar la espina central y dejarlas en filetes.
Una vez las sardinas limpias y escurrridas, ponerlas en un recipiente hondo, salarlas ligeramente, añadir,el zumo natural de la naranja, una pizca de pimienta, el pimentón, el perejil troceado,una pizca de orégano y de eneldo, el ajo finamente picado, la guindilla y cubrirlo todo con el vinagre blanco.
Dejarlo unas 2 horas en la nevera. Una vez transcurrido el tiempo, escurrir las sardinas del vinagre, ponerlas en un taper con el ajo, la guindilla y las hierbas y cubrirlo con el aceite. Dejarlo en la nevera, y ya están listas para consumirlas cuando nos apetezca.

Vino recomendado:

Un blanco seco tipo, Viña Frontera de las Canarias, o un Hacienda López de Haro Blanco de la Rioja.
Servir entre 7-10 grados.


Consejos y comentarios:

Si nos limpian las sardinas en la pescadería, mejor, así nos ahorramos trabajo y solo tenemos que limitarnos a lavarlas y marinarlas. En la mayoría de las pescaderías, limpian el pescado sin problema.
Es muy recomendable que, después de limpias las sardinas, las congelemos, para asegurarnos de que no tiene el  parásito anikais..Solo hay que dejarlas mínimo 48 horas congeladas y posteriormente, descongelarlas dentro de la nevera sin cambios bruscos de temperatura. Así nos curamos en salud y si seguimos el proceso de descongelado, sin ¨atajos¨ nos aseguramos de que las sardinas, guarden todo su sabor y textura.
El vinagre debe ser blanco, para que no tiña las sardinas y queden oscuras.
El orégano y el eneldo, debe ponerse con mesura, son hierbas muy potentes y no se puede abusar.
Si hay alguna hierba que no nos gusta, podemos eliminarla.
Si no ponemos guindilla, el plato queda igualmente sabroso.
Podemos sustituir la guindilla, por pimentón picante.
La naranja se puede sustituir por limón.


                                                                       




                                                                       


No hay comentarios:

Publicar un comentario