viernes, 3 de abril de 2015

Bechamel fácil y sin grumos, (aportamos la versión para veganos e intolerantes alimentarios).



Las proporciones de ésta receta son para 2 personas.


Ingredientes:                                                                                    
1/2 l. de leche.
50 gr. de mantequilla.
2 cucharadas soperas no colmadas de harina.
una pizca de canela en polvo.
sal.


Preparación:

Reservar el equivalente a 2 vasos de cortado de leche fría y poner el resto a calentar a fuego bajo.
Mientras se calienta la leche, en un recipiente vertemos los dos vasos de cortado de leche, le añadimos la harina, la pizca de canela y una pizca de sal, removemos bien, hasta que la harina haya quedado disuelta en la leche, (como si preparáramos un cola cao).
Cuando esté la leche caliente añadir un poco de sal, la mantequilla y esperar a que se deshaga.Cuando empiece a hervir, añadir la leche con la harina y la canela,(antes de añadir la mezcla, removerla para que la harina no se quede en el fondo del recipiente). Una vez añadida la mezcla a la leche con la mantequilla, remover constantemente, hasta que vuelva a hervir la leche, (siempre e fuego lento).Una vez haya arrancado a hervir, apartar del fuego y rectificar de sal si es necesario. Dejar reposar la bechamel por lo menos 15 minutos, ( mientras se va enfriando, se va espesando más).
Ya tenemos una deliciosa bechamel sin un solo grumo.


Consejos y comentarios:

Si vemos que nos ha quedado la bechamel demasiado espesa, añadir un poco de leche fría, e ir removiendo hasta que la salsa quede homogénea y a nuestro gusto.
Si ha quedado un poco demasiado clara, repetir la operación de la mezcla de la leche fría con harina y añadir a la bechanel, acercar al fuego, remover hasta que vuelva a hervir y ya está arreglado, (nunca añadir la harina directamente a la bechamel y menos si está caliente).
Siempre que tengamos que añadir cualquier harina a la leche, ésta debe estar fría, si está caliente, se hacen grumos.
Se puede enriquecer una bechamel, añadiendo queso tipo tranchetes,queso rallado o en polvo.
Se puede sustituir la canela, por nuez moscada.
Las especies, hay que utilizarlas en pequeñas cantidades, para que aporten sabor, pero nunca deben ocultar el sabor original de los alimentos.
A la bechamel se le puede dar color.Si queremos que quede rosada, se le añade un poco de salsa de tomate.Si la queremos amarilla, se le añade un poco de colorante alimentario para arroz o azafrán.
Podemos sustituir la leche de vaca, por leche de soja, la harina de maíz por maicena y la mantequilla por aceite y tenemos una bechamel apta para vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa, intolerantes a la proteína de la leche de vaca y celíacos.


                                                                    



















8 antes de 


No hay comentarios:

Publicar un comentario